El intestino, donde empieza nuestra salud general
5 de octubre de 2022
Alergias e intolerancias digestivas… Aprenda a diferenciarlas 

Síntomas como dolor de cabeza, estómago y diarrea pueden llegar a confundirnos porque son comunes en ambos padecimientos. Sin embargo, hay un abismo de diferencia entre ambas; es preponderante saber identificarlas porque una de las dos puede comprometer la vida del paciente.

¿Cómo hago para diferenciar una alergia digestiva de una intolerancia digestiva si algunos de sus síntomas son similares? Por ejemplo, ambos padecimientos pueden dar dolor de cabeza y de estómago, y diarrea.
¿Por qué es importante saber cuál de las dos padezco? Porque una de ellas, en el panorama más extremo, puede llegar a complicarse hasta poner en riesgo la vida del paciente. ¿Cuál de las dos? Se lo contamos en esta nueva entrega de nuestro blog mensual.

¿Cuál es cuál?

Lo primero por definir es que la alergia alimentaria es una reacción a un alimento en la que interviene el sistema inmune y hay involucramiento de inmunoglobulinas, generalmente, inmunoglobulinas del tipo E.
Las inmunoglobulinas son anticuerpos, en forma de proteínas, que fabrica el sistema inmunitario para reconocer gérmenes y librarse de ellos.
En la intolerancia alimentaria, si bien la persona desarrolla síntomas hacia el alimento, no media una reacción inmunológica, es decir, no hay involucramiento del sistema inmune.
“En palabras sencillas, cuando se está en presencia de una alergia alimentaria, existe una reacción inmunológica que media para que el organismo no pueda asimilar el alimento, mientras que en la intolerancia alimentaria lo que existe es una dificultad para digerir o metabolizar el alimento”, explica la médica gastroenteróloga Lauren Valerio.

Síntomas

Generalmente, la intolerancia alimentaria lo que ocasiona son síntomas gastrointestinales como gases, distensión y dolor abdominal, así como diarrea.
Los pacientes con intolerancia también pueden presentar dolor de cabeza o cuadros de migraña.
En tanto, los síntomas de las alergias son más fuertes. Incluyen picazón o comezón, urticaria, enrojecimiento de la piel, hinchazón en labios, cara y/o garganta.
De hecho, la alergia puede aparecer en segundos, con solo que el paciente se exponga al alérgeno, sin importar si la exposición es a pocas o grandes cantidades de este.
Como se indicó anteriormente, las alergias alimentarias también pueden producir dolor de cabeza y de estómago, además de diarrea.
Náuseas, vómito, dolores abdominales tipo calambres o retortijones también pueden aparecer durante un episodio de alergia gástrica o alimentaria, al igual que aturdimiento, mareos, dificultad para respirar y presiones bajas.

Reacciones severas que pueden llevar a la muerte

Hay factores que pueden aumentar la reacción severa de una alergia alimentaria, como el asma concomitante (que aparece o actúa conjuntamente con otra cosa), el uso de ciertos medicamentos, el estrés excesivo, el ejercicio extremo y otras enfermedades concomitantes.
También puede influir si en ese momento el paciente tiene una infección viral o bacteriana, si atraviesa problemas de sueño o si está con la menstruación.
Todo eso puede exacerbar la reacción de la persona al alérgeno, añade la doctora Valerio.
Por eso es importante tener claro que las anteriores son reacciones alérgicas, y no confundirlas con intolerancias, pues estas primeras son las que podrían causar la muerte.
“Aunque la persona puede tener muchos síntomas, en la reacción alérgica puede haber reacciones como una anafilaxia o una alergia severa que, incluso, pueden poner en peligro la vida del paciente. En tanto, en la intolerancia alimentaria pueden desencadenarse muchos síntomas muy incómodos, pero no al punto de comprometer la vida”, amplía la especialista.

Alimentos ‘prohibidos’

Los alimentos que más causan alergia son los mariscos y las semillas secas; el maní, principalmente, y los frutos secos.
En cuanto a los que desencadenan intolerancia, están todos los lácteos y algunos alimentos que contienen ciertos tipos de azúcares como el ajo, la cebolla y el trigo.

Incidencia

Según comenta Valerio, las intolerancias alimentarias son muy comunes en los pacientes con síndrome de intestino irritable. Se estima que entre el 50% y el 80% de ellos desarrolla intolerancias alimentarias.
Las intolerancias se presentan entre el 15% y el 20% de la población en general.
Con respecto a la frecuencia de las alergias alimentarias, se estima que al menos el 5% de los adultos y el 8% de los niños van a padecerlas. “Sin embargo, esto ha cambiado en los últimos años; se estima que la prevalencia de estas puede llegar al 11%. Esto se debe, sobre todo, a la falta de consultas por parte de la gente”, comenta la gastroenteróloga.
Asimismo, agrega la experta, las alergias son más frecuentes en niños que en adultos.
Alergias e intolerancias digestivas… Aprenda a diferenciarlas 

Síntomas como dolor de cabeza, estómago y diarrea pueden llegar a confundirnos porque son comunes en ambos padecimientos. Sin embargo, hay un abismo de diferencia entre ambas; es preponderante saber identificarlas porque una de las dos puede comprometer la vida del paciente.

¿Cómo hago para diferenciar una alergia digestiva de una intolerancia digestiva si algunos de sus síntomas son similares? Por ejemplo, ambos padecimientos pueden dar dolor de cabeza y de estómago, y diarrea.
¿Por qué es importante saber cuál de las dos padezco? Porque una de ellas, en el panorama más extremo, puede llegar a complicarse hasta poner en riesgo la vida del paciente. ¿Cuál de las dos? Se lo contamos en esta nueva entrega de nuestro blog mensual.

¿Cuál es cuál?

Lo primero por definir es que la alergia alimentaria es una reacción a un alimento en la que interviene el sistema inmune y hay involucramiento de inmunoglobulinas, generalmente, inmunoglobulinas del tipo E.
Las inmunoglobulinas son anticuerpos, en forma de proteínas, que fabrica el sistema inmunitario para reconocer gérmenes y librarse de ellos.
En la intolerancia alimentaria, si bien la persona desarrolla síntomas hacia el alimento, no media una reacción inmunológica, es decir, no hay involucramiento del sistema inmune.
“En palabras sencillas, cuando se está en presencia de una alergia alimentaria, existe una reacción inmunológica que media para que el organismo no pueda asimilar el alimento, mientras que en la intolerancia alimentaria lo que existe es una dificultad para digerir o metabolizar el alimento”, explica la médica gastroenteróloga Lauren Valerio.

Síntomas

Generalmente, la intolerancia alimentaria lo que ocasiona son síntomas gastrointestinales como gases, distensión y dolor abdominal, así como diarrea.
Los pacientes con intolerancia también pueden presentar dolor de cabeza o cuadros de migraña.
En tanto, los síntomas de las alergias son más fuertes. Incluyen picazón o comezón, urticaria, enrojecimiento de la piel, hinchazón en labios, cara y/o garganta.
De hecho, la alergia puede aparecer en segundos, con solo que el paciente se exponga al alérgeno, sin importar si la exposición es a pocas o grandes cantidades de este.
Como se indicó anteriormente, las alergias alimentarias también pueden producir dolor de cabeza y de estómago, además de diarrea.
Náuseas, vómito, dolores abdominales tipo calambres o retortijones también pueden aparecer durante un episodio de alergia gástrica o alimentaria, al igual que aturdimiento, mareos, dificultad para respirar y presiones bajas.

Reacciones severas que pueden llevar a la muerte

Hay factores que pueden aumentar la reacción severa de una alergia alimentaria, como el asma concomitante (que aparece o actúa conjuntamente con otra cosa), el uso de ciertos medicamentos, el estrés excesivo, el ejercicio extremo y otras enfermedades concomitantes.
También puede influir si en ese momento el paciente tiene una infección viral o bacteriana, si atraviesa problemas de sueño o si está con la menstruación.
Todo eso puede exacerbar la reacción de la persona al alérgeno, añade la doctora Valerio.
Por eso es importante tener claro que las anteriores son reacciones alérgicas, y no confundirlas con intolerancias, pues estas primeras son las que podrían causar la muerte.
“Aunque la persona puede tener muchos síntomas, en la reacción alérgica puede haber reacciones como una anafilaxia o una alergia severa que, incluso, pueden poner en peligro la vida del paciente. En tanto, en la intolerancia alimentaria pueden desencadenarse muchos síntomas muy incómodos, pero no al punto de comprometer la vida”, amplía la especialista.

Alimentos ‘prohibidos’

Los alimentos que más causan alergia son los mariscos y las semillas secas; el maní, principalmente, y los frutos secos.
En cuanto a los que desencadenan intolerancia, están todos los lácteos y algunos alimentos que contienen ciertos tipos de azúcares como el ajo, la cebolla y el trigo.

Incidencia

Según comenta Valerio, las intolerancias alimentarias son muy comunes en los pacientes con síndrome de intestino irritable. Se estima que entre el 50% y el 80% de ellos desarrolla intolerancias alimentarias.
Las intolerancias se presentan entre el 15% y el 20% de la población en general.
Con respecto a la frecuencia de las alergias alimentarias, se estima que al menos el 5% de los adultos y el 8% de los niños van a padecerlas. “Sin embargo, esto ha cambiado en los últimos años; se estima que la prevalencia de estas puede llegar al 11%. Esto se debe, sobre todo, a la falta de consultas por parte de la gente”, comenta la gastroenteróloga.
Asimismo, agrega la experta, las alergias son más frecuentes en niños que en adultos.